h1

INDIFERÈNCIA: Un Retrat Estadístic del Passotisme Polític.

Juny 12, 2013

_ignorancia

Una cosa que m’irrita profundament és la manca total d’opinió política de certs individus que, tot i la que està caient, tenen la insolència de mantindre’s al marge de l’actualitat, vivint en la seva bombolla d’indiferència, aliens a corrupteles, crisis econòmiques i revoltes socials; com si la cosa no anés amb ells. Al menys un ultra provoca una reacció contraria, una energia encara que negativa; mentre que un apolític es poc més que una pedra o una sabata.

No dic que tothom hagi de prendre partit per una ideologia o unes sigles, doncs soc molt conscient del tsunami de populisme antipolític que el neoliberalisme ens ha vomitat a sobre però…  Que més ha de passar perqué la gent s’interessi en sortir del seu cau d’individualisme ombliguista? Estic segur que ja ens podrien estar bombardejant que encara hi hauria qui tan sols es queixaria de que el soroll de les víctimes agonitzant els l’interromp la becaina.

Per tal de fer una aproximació científica al fenomen de forma mínimament científica he agafat la base de dades del darrer sondeig de GESOP per El Periòdico sobre la política catalana:

General: Tan sols el 13,3%  de la població té molt d’interès en política, el 44% té bastant interès, un 28,5% poc i el 13,1% no en té gens.

Sexe: Les dones son més indiferents que els homes. Concretament tenen un 5,5% menys d’interès que els homes en política.

Edat: A mida que augmenta l’edat incrementa l’interès per l’actualitat.Hi ha més del doble de majors de 60 anys amb un seguiment de l’actualitat política que entre  persones entre 18 i 29 anys (7-16%).

Estudis: El nivell d’estudis es determinant per quantificar la indiferència. Entre persones amb un nivell d’estudis alt es segueix molt o bastant l’actualitat política en un 70%, mentre que aquest index baixa fins al 45,7% amb persones sense estudis.

Dimensió del Municipi: No existeixen diferències significatives entre pobles i ciutats en aquest terme, tot i que les persones més indiferents viuen sobretot en ciutats d’entre 10.000 i 500.000 habitants

Així doncs ja tenim  el retrat estadístic de la indiferència:  noia jove i amb baixos estudis, que viu en una gran ciutat de l’extraradi.

En primer lloc cal fer esment en la necessitat de feminitzar la política per tal que les dones tinguin referents positius en qui emmirallar-se. Mentre les úniques líders destacades siguin Esperanza Aguirre i Alicia Sanchez camacho, anem apanyats! Mesures com les llistes paritàries o les copresidències van en la bona línia i també hi ajuden les fortes personalitats en moviments socials com Ada Colau.

El més sorprenent, però, es que amb un atur proper al 60% els joves siguin els que mostren menys ganes per canviar aquesta situació. Les raons les podríem buscar, sens dubte, en la següent variable: el nivell d’estudis, cosa que a més va encara relacionada (per desgracia) amb la classe social. La generació que va deixar la ESO als anys 90-00’s per dedicar-se a la construcció, o a no fer res, son els que mostren menys interès en el que està passant, tot i ser-ne les principals víctimes.

Es a dir, la Alienació, segueix absolutament present dins la nostre societat i és la causa primordial de que avui no hi hagi un esclat revolucionari, tot i que les condicions socio-econòmiques son del tot propicies. Una alienació a la que son immunes els homes rics i vells, el grup social oligàrquic que domina el poder en les seves diferents esferes.

Aixó em recorda al que deia l’antropòleg Manuel Delgado fa poc en l’excel·lent i original debat on-line “La Llamborda”, que el 15M havia estat un moviment reformista de classe mitja, format per joves universitaris de casa bona que, tot i haver acabat la carrera, no troben feina, i han muntat un moviment social des del Twitter de la seva Blackberry; absolutament aliens a la realitat dels joves ni-nis aturats i sense formació, que segueixen passant de tot, fumant porros i jugant a la consola o veient Gran Hermano.

20 comentaris

  1. La desobediència civil durant la Guerra del Vietnam la van fer sobretot WASP… així que aquesta situació és més comú del que sembla


  2. “Així doncs ja tenim el retrat estadístic de la indiferència: noia jove i amb baixos estudis, que viu en una gran ciutat de l’extraradi.”

    Ja sabeu, els d’IC heu d’adreçar una campanya específica a les chonis!


  3. Arqueòleg! El tema és interessantíssim i jo crec que mereix un anàlisi en més profunditat, sobretot perquè, com tu dius, ja seria hora de que la massa crítica se sumés a les protestes i aconseguíssim canviar alguna cosa. Però crec que la lectura simplista d’una enquesta no aporta massa sobre el tema, i per això cal seguir aprofundint. Vull ressaltar 4 coses:

    – En primer lloc, el tema de l’alienació. No és que la gent no estigui interessada en les seves pròpies condicions de vida. El problema és que no perceben que la política sigui una eina de canvi, en la que la gent pot incidir de manera significativa. Jo crec que molta gent està convençuda que la política és un joc arribista on només hi entren els “listillos” i que només serveix per beneficiar als rics a costa de la majoria. I de fet tampoc van tan desencaminats. La desafecció és un problema polític, no ciutadà.

    – En segon lloc, està clar que falta empoderament de la gent. Estic convençuda de que la meitat de la gent que respon que no està interessada en la política tenen idees pròpies i formades. Però la política te connotacions negatives, i per això no l’associen a les seves idees. I no vol dir que no sigui gent organitzada i amb ambicions socials i culturals. Cuidado amb aquests judicis. Sempre es diu que a la gent jove no li interessa la política, però molts d’aquests que no voten, poden estar formant part d’una associació juvenil, un esplai, un grup de teatre, un grup de música, etc. Igual que les dones. No és que la gent no tingui interessos, ni inquietuds, és que simplement la política no sembla l’espai per desenvolupar-los. Perquè senten que tenen una posició de marginalitat respecte als afers públics que no deixa de ser certa.

    – En tercer lloc, és fonamental esmentar també els mitjans de comunicació en tota aquesta desafecció i empal·lurdiment generalitzat. No interessa que la gent estigui formada i informada de la realitat, precisament per evitar esclats revolucionaris i mantenir l’status quo. I per suposat per desviar l’atenció, contra-informar, crear cortines de fum, etc. TV3 ara mateix és un exemple paradigmàtic. Mai havia estat tan poc professional, tan panfletari, tan poc sèrio i rigorós. És una vergonya, és molt pitjor que tele5. Però mira a la quantitat de gent que van aconseguir mobilitzar l’11S. Tinc amics que no voten, que ni tan sols són catalanistes que van anar a la mani.

    – Finalment, TV3 i les teles en general són les principals productores de mediocritat. I la mediocritat no és només abstenció o a-política. També crea tota aquella gent que vota a PP i CiU en contra dels seus interessos de classe. I no sé fins a quin punt és més coherent una posició apolítica (en el sentit de rebuig al sistema política) ferma que una persona pobre que vota CiU o ERC “per la pàtria”. I jo crec que això és un problema diferent en un punt (la gent que vota sí que té un cert empoderament ciutadà) però si vota malament és clar que està completament alienada també…

    jaja et faig un comentari més llarg i quasi pots posar-lo d’entrada al blog! :p


    • Doncs si! Moltes gràcies Lidia!


    • Lídia tienes mucha razón.
      Se ha buscado que la gente no sólo se despolitize sinó que incluso odie la democracia. Y especialmente, los sectores populares que una vez fueron el principal peligro para la oligarquía (La antigua clase obrera)
      Mensajes como: “todo el mundo es clase media”. Los jóvenes deben pertenecer a “tribus urbanas”. Deben consumir música y ropa. Deben ser emprendedores. Deben aprender a presentar sus currículums, ser acríticos, pasivos… Y paralelamente, criticarlos por ser acríticos y pasivos… Hasta que apareció el 15M y el PP ganó las elecciones. Y entonces ya podían volver a casa…
      Cuando me acerque a la agrupación de EUiA de mi municipio y me dijeron que no se tenía que hacer nada porqué “ahora mandan los nuestros” (Mandaba el tripartito) y que “ahora no toca protestar ni hacer ninguna crítica” entendí que las cosas estaban muy jodidas, pero muy jodidas… Sobretodo por comentarios de otras personas en el mismo sentido y la deserción masiva de militantes de izquierda hacia las ONG hastiados de la despolitización patrocinada por esa fuerza política.

      -Sobre los chonis, el nuevo pero ya clásico: “Chavs, la demonización de la clase obrera”.

      Parodiar a ese sector de la sociedad que no puede aspirar a un trabajo digno, cuyas vidas transcurren en el presenta más inmediato porque el futuro es tan negro que ni existe. Una parodia que no sólo busca callar y desligitimar cualquier pretensión de quien menos tiene, sino que a su vez tiene el valor de reconfortar a una clase media cada vez más empobrecida que no quiere empatizar con esa clase de la que inevitablemente terminará formando parte si las cosas siguen así. Es discurso clasista y simplista tiene un fin más que sirve a la clase dirigente y a esa clase patronal que guarda lingotes de oro en casa: justificar los recortes. ¿Para qué dar prestaciones por desempleo o alquileres sociales a un hatajo de perdedores que se han buscado su propia ruina? He ahí otra de las claves de ‘Chavs’, sí: no son las circunstancias macroeconómicas las que llevan a que millones de personas estén desempleadas, sino la propia voluntad. Sin duda un darwinismo perverso, pero que está en la base del discurso de muchos políticos, basta con recordar ese “si hace falta uno se va a trabajar a Laponia”, pero que quien no trabaja es porque no quiere.

      -Sobre la despolitización de la sociedad en España: “CT o la cultura de la transición”.

      Los movimientos sociales eran muy activos y atractivos en los 70′s. Se desarticularon de tres maneras usando:

      a) violencia
      b) dinero
      c) cultura.

      Juan Garcés, en su libro “Soberanos e Intervenidos”, explica como llegó el dinero a los partidos para cooptarlos y que lideraran el proceso, de manera que aquí nadie tuviera ideas raras en medio de una guerra fría. Ese dinero -voluminoso, venido a través de fundaciones socialdemocrátas, liberales y democratacristianas alemanas; tan tarde como en 1992-93, llegaron 2000 millones de las futuras pesetas-, no sólo incidieron en la eliminación de posibilidades menos verticales, sino que verticalizaron los partidos y el sistema electoral, para eliminar mosqueos en el cliente, que es el que paga y siempre tiene la razón. Hoy, por ejemplo, cuando PP y PSOE se van a estrellar, será difícil que se estrellen, gracias al sistema electoral patrio, que es un juerga del bipartidismo, de dos partidos que son, a su vez, sendas juergas.
      A finales de los 60, Samuel Huntington, ese ideólogo, realizó un informe para la Trilateral, esa olvidada, en el que se detallaban los cambios constitucionales que necesitaba España -que, por cierto, se ajustaron a lo conseguido al 100%-. En el trance de hablar de los cambios necesarios para acceder a ese nuevo régimen, Huntington habla de la necesidad de “cambios en la percepción” de la ciudadanía. De cambios culturales, vamos. Es el nacimiento de una cultura desproblematizadora y al servicio de la estabilidad del Régimen, Vamos, lo que viene siendo la CT de toda la vida. Esta transición cultural, en lo que es su originalidad, fue gestionada por las izquierdas cooptadas y repletas de pasta/prestigio.

      Esto y los argumentos de Lídia, pues chapeau.


    • Excel.lent.


  4. No sé que pensarán esos yayos de EUiA que se dedicaban a desanimar a la peña cuando las cosas iban bien, para así mantener su status dentro de la organización, cuando dentro de dos años les hayan bajado un 30% la pensión… Estas cosas suelen tener consecuencias… En fin, siempre podemos decir que la culpa de todo la tienen las chonis, los garrulos y los cholos…

    ¿CCOO y UGT dan cursos de formación política? Noooo, los dan de tornero, de ofimática, de punto de cruz, etc…
    ¿EUiA o ICV o la CUP dan esos cursos? Nooo, que yo sepa. Bueno, tal vez la CUP de alguno sobre el color de los gallumbos de Jaime I usados durante la conquista de Valencia…
    ¿CCOO, UGT, CNT, CGT ayudan a los parados como hacían en los años 20 para que no fueran esquiroles desesperados? NOOO, quien ayuda a los parados es España 2000 en Valencia o bien, Aurora Dorada en Grecia. O peor… La Iglesia mediante Cáritas. Y es normal que lo hagan, porqué la Caridad es un negocio… Y lo digo sinceramente, pero… Lo que está claro es que la izquierda pide: comprame un libro, milita en mi partido, retuitea, rompete los cuernos que cuando gane las elecciones llegaréis a otra Ítaca…

    Dejemoslo, estoy desvariando, la culpa de todo la tienen las poligoneras y los garrulos que son unos fascistas…


    • A ICV tenim una escola d’Estiu i al menys durant la meva miltancia a Joves d’Esquerra Verda formació i debats molts. Potser insuficients? Qui sap! Ara, es evident q cal estrende-la al conjunt de la població, no als motivats!


  5. Aclariment: En cap moment he entrat a criticar les “chonis” simplement he fet servir la paraula com el que entèn tothom (dona jove, que viu a l’extrarradi d’una gran ciutat espanyola i té determinada estètica, que curiosament coincideix amb el perfil de la persona no interessada en política que deia l’Arqueòleg).

    I sí, crec seriosament que els partits polítics quan fan campanya s’obliden d’aquests sectors, demogràficament molt nombrosos i significatius. La meva proposta que IC fes una campanya específica per a les “chonis” anava 100% en sèrio! El problema és que l’esquerra està perdent vots entre aquests sectors més que en cap altre (i en canvi entre aquest sector estan pescant molts vots populistes “ni d’esquerres ni de dretes” com C’s o l’extrema dreta de PxC) i aquí és on penso que l’esquerra s’ho hauria de fer mirar: oferir alternatives i un discursos específics per aquests sectors oblidats (bé que mai s’obliden dels pensionistes per exemple, o de les dones de classe mitja -on se centra el discurs feminista dels partits d’esquerra, per molt que es parli de la “dona treballadora” però només des d’un punt de vista retòric, no real-).

    Per tant, no se’m cauen els anells per dir que o PSC o IC es fan atractius TAMBÉ per les “chonis” o no tenen futur i van encaminats a la insignificància.

    I reivindico que no se’ns caiguin els anells per dir “choni”, “pijo”, “hipster”, “petitburgès”, “catalanet” o qualsevol etiqueta que ens permeti de forma fàcil i ràpida identificar un grup social. Precisament un problema que té l’esquerra avui dia és fer servir un llenguatge massa políticament correcte i allunyat del que parla la gent del carrer!

    Torno a repetir: l’esquerra o atreu a les chonis i als canis o no té futur. No es pot viure només dels joves “alternatius” de casa bona.


    • Rafa: espero em delit la teva proposta de campanya per dur-la a la propera assmeblea local d’ICV i executar-la des de ja. Només de pensar que rebem tot el vot choni i ja em veig amb majories absolutes a tota l’àrea metropolitana!


    • Una cosa es descriure a un col·lectiu concret amb un mot descriptiu i una altra cosa es descriure el col·lectiu amb un mot amb connotacions despectives i humiliants inventat per denigrar per la pròpia burgesia.

      No es el mateix dir: les “classes populars”, que les “classes baixes”.

      Pel mateix motiu, dificilment votaria a qui em demanés el vot dient-me: Hola filldeputa, suposo que a les properes eleccions em votaràs… Oi?


    • En comptes d’anomenar-les chonis pots anomenar-les d’una manera més científica (Precisant més) i menys insultant. Per exemple: noia jove, amb educació primaria, que viu en una ciutat de tamany mitjà.


  6. Jo mateix em sento cada cop més desafectat per la política, i penso que els mateixos polítics s’ho han “currat” perquè sigui així. Sembla que només volen que la gent els voti quan hi ha eleccions i que no els emprenyin durant tota la legislatura.


    • No ens hem de confondre entre la indiferència per la política (les idees) que per els polítics (les persones i els partits). Res a veure!


  7. Hay variables importantes que no debemos olvidar: los cambios tecnológicos, normativos, políticos y organizativos provocan a su vez cambios sociales.

    1. Cambios tecnológicos: todos los que tenemos cierto nivel de estudio conocemos aunque sólo sea de pasada el ludismo. Las nuevas tecnologias cambian el puesto de trabajo (Robots, teletrabajo, etc)
    Los cambios tecnológicos no son malos per sé. Depende de la sociedad que sean negativos o positivos. Pero en el capitalismo, que siempre busca el máximo enriquecimiento posible, son nefastos.
    ¿A que me refiero? En el capitalismo si se introduce un robot en una linea de montaje habrá que despedir trabajadores. Si se pueden efectuar trámites administrativos online se podrán despedir trabajadores de la administración pública. En otro sistema económico no basado en la codicia los trabajadores no tendrían que ser necesariamente despedidos: podrían pasar a trabajar menos horas, o ser despedidos y cobrar una renta del Estado y dejar de depender de un trabajo del cual habrían sido excluidos por la mecanización/tecnificación.

    2. Cambios normativos, organizativos y políticos: si abaratas el despido, permites la subcontratación, subvencionas las ETT, permites las deslocalizaciones, debilitas la negociación colectiva, bajas o suprimes los aranceles (librecambismo), etc. Si haces todo esto, terminarás aumentando los trabajadores sin trabajo y bajando los salarios…

    ————————————————————-

    29 años, mujer, asturiana, licenciada universitaria. Eternos cursos de formación se intercalan en una montaña de becas y contratos temporales, públicos y privados, muchos sin relación con aquello que estudió.
    Ahora trabaja en una empresa de telemarketing. Horas extras no pagadas, sueldos -en la práctica- inferiores al salario mínimo, nula valoración en la empresa, observación permanente… Si intenta cambiar su situación descubrirá que su empresa carecerá de sindicatos, que no conocerá a la mayoría de sus compañeros y que los intentos por fundar una sección sindical se saldarán con despidos repentinos. Cuenta con la memoria y la convicción de la lucha colectiva, pero, ¿cómo organizarse y llevar a cabo movilizaciones? Finalmente, si no es despedida, no tardará en abandonar, ‘quemada’, y esperando que la siguiente experiencia laboral sea mejor. Al marcharse, habrá conocido a decenas de personas entrando y saliendo de ese empleo pero apenas habrá hecho amistad con un par de ellas. En el silencio de esta precariedad, el trabajo no le aportará cohesión ni satisfacción. Tampoco las amistades generadas en éste. ¿Nos parece extraño que no participe en sindicatos o partidos políticos? ¿Podíamos esperar que ‘militara’ como lo hacía su padre?
    Sin trabajo estable, la llegada de afiliación desde los centros de trabajo se reduce y sólo el 20% de ésta es menor de 35 años (Köhler y Calleja, 2009), lo que lo aleja de jóvenes y precarios. Su lugar lo ocupan los trabajadores de modelos clásicos, sobre-representados en los órganos de decisión. Hay más ejecutivas que asambleas abiertas, los horarios de las asambleas dificultan la participación de precarios y el uso de Internet en la toma de decisiones no se corresponde con el que los jóvenes hacen de la red. Como consecuencia, la brecha es profunda: el precariado es minoritario en partidos y sindicatos y las mayorías sociales que están en las calles apenas participan dentro de estos. Así, sin espacio para participar y mientras las estructuras sindicales y políticas no reflejen la diversidad de la sociedad precaria, difícilmente habrá confluencia entre las protestas populares y las organizaciones tradicionales. Pero, ¿en qué ha cambiado esta sociedad?

    Del fordismo a Bob Esponja

    Aunque parezca lejano, hubo un tiempo, en la era industrial o fordista, donde nos definíamos como trabajadores de ‘x’ empresa o como militantes de ‘x’ sindicato. Nos sentíamos ‘ligados’ a dónde trabajábamos pero también a la utopía que construíamos colectivamente dentro de sindicatos y partidos. La restructuración capitalista, desde finales de los 70, destruye ese panorama. Los empleados con estabilidad, sindicación y condiciones dignas van declinando. Serán sustituidos por una base periférica de la plantilla, parcial o totalmente desvinculada de la compañía y de estos trabajadores estables. En algunos sectores –como el de servicios- el cambio es radical: ya no existirá el trabajo como antes se conocía. Será la norma la falta de contacto entre trabajadores, la alta rotación, la externalización de contratos o la ausencia de sindicatos. Para muchos, no habrá lugar para relacionarse y organizarse colectivamente, por lo que la combatividad en el trabajo descenderá.

    El neoliberalismo buscaba desintegrar al sindicalismo y en algunos sectores lo ha conseguido. La precariedad se cebará en jóvenes (y no tan jóvenes) y mujeres, que un día se descubrirán a años luz de partidos políticos y sindicatos. En ellos, el discurso neoliberal hegemónico ha entrado hasta el fondo: Los despidos serán ‘oportunidades para el cambio’ y el ‘éxito’ requiere ‘identificación con la empresa’.
    ¿El resultado? “Puedes ser muy radical y extremista en la calle, pero en el centro de trabajo eres muy dócil y no tienes que sindicarte, porque crees que sólo vas a estar una temporadita”, explica el sindicalista José Luis Carretero.

    Peor aún, hemos normalizado la precariedad y hasta los dibujos animados ‘nos preparan’ para ella: Bob Esponja es un “trabajador indefenso de una empresa de comida rápida que vive feliz en una precarización brutal (gana menos de 20 centavos). No tiene estudios, no asciende, no disfruta de ningún derecho sindical y trabaja para un empresario (Señor Cangrejo) brutal y rácano”, apunta el periodista Antonio Baños.

    Si el trabajo sólo aporta precariedad, necesitaremos otros lugares donde construir nuestra identidad (¿consumo, ocio, amigos?). Y es que en este ‘vacío líquido’, seguimos teniendo la necesidad de construir relaciones con otras personas, que ya no se harán en el trabajo sino por medio de nuestro entorno cercano (tendremos más interés por viajar, salir de fiesta, conocer gente… que nuestros ancestros) y de las redes sociales digitales (Facebook, Twitter, Tuenti, etc.). Sin esas relaciones, aunque sean temporales, no podemos vivir.

    Participamos en una acción política, por ejemplo contra una línea de alta tensión que cruza nuestro municipio, pero si la condición previa es el hacerlo organizadamente con o ingresar en un colectivo determinado (partido político, sindicato o asociación de vecinos) tenemos más reparos.

    ¿Por qué? ¿Por qué ingresar en un partido político o en un sindicato tiene connotaciones negativas?

    Antiguamente era extremadamente complicado unir a alguien de Huesca con alguien de Sevilla para una movilización conjunta. Se requería la mediación de una organización (o de un medio de comunicación). Éstas tenían el monopolio de la comunicación entre personas de diferentes territorios y fondos económicos para su difusión. Sus nodos locales y sectoriales eran imprescindibles. Ahora, los avances técnicos han abaratado la comunicación. Como consecuencia, se altera, inesperadamente, el funcionamiento de las organizaciones. Nada volverá a ser lo mismo. Internet, primero, y las redes sociales, después, han facilitado y abaratado la acción colectiva y la difusión sin mediación. Partidos y sindicatos dejan de ser imprescindibles: es posible organizarse colectivamente sin una ‘organización’. Las organizaciones clásicas (partidos e instituciones), explica Joan Subirats (El País, 2 Agosto, 2011), están sufriendo para entenderlo: creen que Internet es un martillo “con el que seguir haciendo lo de siempre, pero de manera más cómoda o más rápida”. Pero para él, “es otra forma de relacionarse y de vivir. Es otro país”.

    El 15-M, por tanto, recogería a cientos de miles de jóvenes precarios, parados o trabajadores sin sindicación. Hasta entonces desconectados y sin voz en las organizaciones clásicas, juntos, construyeron una movilización sin mediación, en red. Su foco de lucha no fue el ámbito laboral porque por eso son precisamente ‘precarios’ (temporalidad, debilidad de negociación de sus condiciones laborales, cambio constante de trabajo y sector, o falta de lazos con otros compañeros). Pero la fragmentación laboral y el ‘desinterés’ político se romperá en las plazas y movimientos sociales, que se convertirán en potenciales escuelas de organización de ‘precarios’, hasta entonces divididos.

    Para unas personas, jóvenes o recién llegadas a la política de los movimientos sociales, lo anterior recordaba a otra forma de pensar con la que no se sentían identificadas, sonaba a ‘antiguo’ a ‘estrategias del pasado’ o a ‘mensajes de otro tiempo’. Para otras, luchadoras históricas con años de batallas a las espaldas (pero también jóvenes ‘socializados’ en la izquierda), el 15-M y sus ramificaciones posteriores representaba una forma de actuar y pensar incomprensible, que genera sospechas y reactancias. El uso laxo por los recién llegados de términos que representan el centro de su acción política durante años (‘los de abajo’ en vez de ‘la izquierda’, por ejemplo) les generaba malestar a los históricos (aunque no a todos ellos). El uso repetitivo de esos términos (izquierda, clase obrera) por parte de estos recordaba a ‘los nuevos’ reiteradamente al pasado. La huelga general del 29-M, las críticas al 15-M durante las huelgas mineras (la lucha entre ‘ flores y barricadas’) o el Rodeo al Congreso el 25-S volvieron a mostrar que el conflicto sigue sin cerrar y que sólo puede superarse cuando estas dos visiones de la movilización social aprendan mutuamente.
    Debemos evitar cerrar en falso este conflicto: buena parte de militancia y direcciones de la izquierda política y sindical creen que del clima de protestas iniciado en Mayo de 2010 derivará una entrada masiva de afiliación a sus organizaciones. De hecho, el activista del 15M y de la Corriente Sindical de Izquierdas, Emilio León, sostiene que “mientras la militancia con ganas de abrir esas organizaciones se ha aproximado al 15M y han dedicado su esfuerzo a las asambleas, los sectores más tradicionales se han mantenido donde estaban sin apenas modificar su concepción y prácticas”. Estos sectores sostienen con vehemencia que las protestas populares no habrían conseguido su objetivo por su falta de ‘organización’, en el sentido clásico.

    Pero, ¿es realmente posible volver sin más a los modelos clásicos de organización y esperar adhesiones masivas de la población? No lo parece. El 15-M, sorprendentemente, consiguió vencer en las primeras semanas de las Acampadas: La mayoría de la población asumió e internalizó sus demandas y metodologías, incluso entre quienes se desmarcaron posteriormente de sus acciones e iniciativas. Como una flor, este movimiento polinizó otras flores de su entorno, algunas cercanas, otras muy lejanas. Por ello, aunque los estudiantes del IES Luis Vives de Valencia no hubieran participado en el 15-M y ni siquiera reconozcan su influencia, cuando salieron a las calles y comenzaron la llamada Primavera Valenciana, consideraron ‘normal’ el no pedir permisos en sus manifestaciones, utilizar las redes sociales o criticar que el dinero se usara para privilegios políticos y no para gasto público. Cuando las Mareas impulsaron un modelo de organización, les parecían lógicas las asambleas de centro o la coordinación en grupos de Facebook. Cuando los jueces y abogados salieron a manifestarse en las calles de Oviedo, no les pareció extraño el hacer una convocatoria ‘alegal’, sin notificar a las autoridades. La influencia del 15-M, como ‘clima’ o ‘sentido común’, no se ve pero existe, y lo hace hasta en sectores muy alejados a ese movimiento.

    Preferimos unirnos a ‘causas’ que a ‘casas’, ‘estar’ en las acciones pero sin necesidad de ‘ser’ militantes. Aún con todo, estos activistas deben poder decidir sobre la estrategia de las organizaciones (‘quien está en la calle contigo, ha de tener voz sobre el proyecto sindical o político). Los liderazgos serán más colectivos, en red y horizontales, apoyados en un trabajo en red abierto a quien esté interesado en colaborar. La lealtad viene por los fines (la lucha con la que el ‘ejército anónimo’ se identifica), mientras que la ética, la austeridad y la transparencia han de estar en un primer plano. La comunicación ha de alejarse de las ‘líneas oficiales’ y debiera confluir con las redes de comunicación desarrolladas por los movimientos de protesta, lo que requiere frescura, creatividad, innovación y ‘licencia abierta’. Es decir, ha de permitirse la apropiación y modificación del mensaje por los no militantes. En cuanto a las acciones, habrá que normalizar formas clásicas de lucha sindical y política entre los más jóvenes, como sucedió en Asturies tras una huelga minera que desencadenó huelgas indefinidas y mimetizaciones en cadena. Pero más allá, las y los más jóvenes tendrán que re-apropiarse de acciones como las huelgas generales, aumentando su efectividad, sacándolas de las fábricas y dirigiéndolas a bloquear el consumo, las ciudades y el sector servicios. En definitiva, la izquierda política y sindical debería acercarse urgentemente a jóvenes y movimientos de protesta, innovando, renovando sus estructuras y entendiendo la diversidad actual de la sociedad, mientras los segundos no deberían menospreciar la importancia de la lucha en los ámbitos político y sindical. Hay que superar la etapa de ser ‘viejos, de repente’ y la de ‘extraño, de repente’, emprendiendo medidas que reformulen los métodos de funcionamiento de las organizaciones: seguir actuando como si nada hubiera cambiado en la sociedad sería un grave error.


  8. ¿Por qué partidos y sindicatos no conectan con las personas jóvenes y precarias?

    http://www.attac.es/2013/06/12/por-que-partidos-y-sindicatos-no-conectan-con-las-personas-jovenes-y-precarias/


  9. Realment, què més ha de passar a nivell social i polític per a que el general de la societat es posi les piles, parli, opini de política i la visqui en primera persona?

    Les enquestes són les enquestes i sembla ser que són fiables pel que fa a predir tendències, més que resultats. En aquest sentit, els resultats d’aquesta enquesta no reflexa el que pensem que hauria de ser en el sentit de demostrar una major o total implicació de la societat en la política. Així i tot, trobo que la gent parla més de política que en d’altres èpoques. Fins i tot a nivell de mitjans de comunicació de masses, la política està molt present.

    Sense haver llegit l’enquesta, jo hagués dit que avui en dia les persones es preocupen més de la política que fa 15 anys, potser només és una sensació que jo tinc però si que m’ho sembla.


  10. Has oblidat la Carme Chacón. Imperdonable.


    • No, la recordo perfectament. El que no em queda clar es que té a veure amb el post…


  11. No li professo molt d’amor al Delgado però te tota la raó, la massa social que cal que canvii i ser més lliures tenint opinió està ningunejada… anem al seu territori, però no a ensenyar-los res, sinó que ells ens ensenyin, la majoria són grans persones sense gaires oportunitats…



Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: